Analizamos el Cambridge Audio Topaz CD5

Escrito por Aitor Urraca
Alta Fidelidad
1

Analizamos el reproductor de CDs modelo Topaz CD5 de la británica Cambridge Audio, un lector de sencillo aspecto y precio más que razonable para este tipo de producto, dotado con las adecuadas soluciones tecnológicas como para que proporcione un sonido convincente. Es el equipo ideal para formar parte de un sistema de alta fidelidad sencillo pero centrado en el audio de razonable calidad desde una fuente de CD. Nuestro experto, Juan Carlos Muñoz, lo analiza a fondo.

 

 

Analizamos el Reproductor de CDs Cambridge Audio Topaz CD5 con un precio 199 euros.

A pesar del auge de las descargas musicales a través de Internet, entendamos por ello de ficheros comprimidos en MP3, WMA y AAC principalmente,  el formato de disco compacto CD sigue manteniéndose como uno de los soportes favoritos entre los aficionados a la hora de escuchar música en casa.

Está claro que el principal motivo de ello posiblemente sea por el de la mayor calidad ofrecida por dicho formato respecto al de los de tipo comprimido, pero también hay que decir que hay otros elementos que contribuyen a que se de esta circunstancia como el que de un tiempo a esta parte estén apareciendo en el mercado lectores de CD hechos por prestigiosas marcas a un precio realmente asequible para todos los bolsillos. Este es el caso del novedoso lector “CD5” puesto a la venta hace muy poco por la firma británica Cambridge Audio, lector de corte muy simple con el que si bien no se ha hecho un gran despliegue de gadget tecnológicos lo que se ha implementado en él hace perfectamente su labor dando como resultado un Compact Disc capaz de proporcionar un sonido convincente, equilibrado y de timbre harto natural.

Escala de principios bien asentada.
Para ir situándonos todos empezaré diciendo a modo de esbozo rápido que dentro de la actual y variada gama de lectores de CD con que cuenta la firma británica Cambridge Audio este “CD5” es el modelo más económico de todos al salir por debajo de los 200 euros, modelo por encima del cual podríamos encontrarnos al también perteneciente a la serie Topaz “CD10” (299 euros), para seguidamente pasar ya al perteneciente a la serie Azur “350C” (399 €) y por último al exponente de gama media-alta “Azur 651C” (699 €) con los que la firma británica cubre más que sobradamente una amplia horquilla de necesidades dando de paso cumplido descanso y relevo a modelos como el 550C o el 650C.

Al igual de como sucede con el resto de equipos producidos por esta minimal marca sajona, la nota dominante del Cambridge Audio CD5 es la de su robusta construcción y simplificada funcionalidad, aspecto éste último que aunque pueda parecer pueril en este tipo de aparatos puede llegar a ser realmente un obstáculo cuando el sistema no está bien planteado desde sus bases. En este sentido, pocos son los mandos que en nuestro invitado se han dispuesto siguiendo las normas más pragmáticas del estilismo sajón, estando limitados los mismos al interruptor general de encendido de la unidad, al de apertura/cierre de la bandeja, al de inicio de lectura y pausa, al de parada y al de salto u omisión de canciones hacia adelante o hacia atrás. Mandos que se complementan con un display de segmentos y con una célula receptora de señales infrarrojas para el manejo a distancia del equipo mediante el mando a distancia que se suministra con él.

Constructivamente hablando, si bien el CD5 no destaca como decía al principio por hacer gala de muchos gadget, de hecho incluso hasta se le podría llegar a recriminar a Cambridge Audio el que no haya dotado a esta unidad ni siquiera con una toma de salida digital óptica o coaxial a través de la cual poder llegado el caso mejorar su rendimiento, destaca por estar hecho de forma racional y seria, empleando para ello una placa de pistas de fibra de buena calidad, componentes de tolerancia cerrada y de condensadores críticos de polipropileno. Circuitería dentro de la cual rápidamente destaca el empleo de uno de los tan usados por esta marca inglesa chip de conversión Wolfson y que en esta ocasión se trata de un DAC con modulación Delta-Sigma y filtro digital interno WM8725 capaz de trabajar con buses de 16 a 24 bit y frecuencias de muestreo de hasta 96 kHz. Chip al que en la parte final de recuperación de frecuencias audibles se le ha añadido un depurado filtro paso-bajo basado en un elitista Butterworth de dos polos.

Por encima de cualquier experiencia está la gran prueba de “fuego”: la audición.
El CD5 es, a todas luces, un lector hecho de principio a fin para la degustación y paladeo de la música y no para maquiavélicas operaciones de programación o indexados más al uso de productos semiprofesionales que domésticos, lo que no quita tampoco para que nos encontremos íntegramente atados de pies y manos. Por otro lado y aunque a algunos escépticos les cueste creer que un equipo de este precio pueda hacer gala de presentaciones escénicas bien organizadas de masas instrumentales y corales fuera de un pop light o un rock duro, los resultados conseguidos no se hacen esperar. Así, la restitución de la gran masa instrumental utilizada por Berlioz en su Sinfonía Fantástica, en donde hay profusión de flautas, oboes, clarinetes, trompas, fagotes, cornetas, arpas y maderas (violines, violas, chelos y contrabajos), alcanza un grado de naturalidad y tridimensionalidad anormalmente alto para la horquilla de precio dentro de la cual nos movemos. Con otros cortes de clásica, y de la más dura y dinámica por cierto como la representada por la entrada de Carmina Burana de Carl Orff, la del Baile de Caballeros de Romeo y Julieta de Prokofief o la Marcha Radetzky de Johann Strauss (padre), todos los instrumentos quedan perfectamente reflejados en el contexto de la grabación, con sus distintas posiciones exactamente enmarcadas y sin amalgamientos por falta de capacidad en el procesado de las señales. De la misma manera puede hablarse de pasajes de óperas de Rossini o Verdi sin que desde luego se produzca ninguna disminución en el contraste instrumental y dinámico.

Ahora bien, si tal delicadeza y oficio queda patente en obras harto complejas para ser transmitidas con cuerpo y matización, que no podría hacer este lector con el pop de un Van Morrison, de la Steve Miller Band, de Supertramp o de la dulce y cálida voz de Mísia. Así, el magnifico piano que aparece en el tema Child of Vision de Supertramp queda reflejado en el plano idóneo de timbre, mientras que el registro de la sentimental voz de Mísia es restituido con total veracidad y distribución escénica dentro del contexto instrumental marcado por el resto de elementos armónicos (Tanto menos tanto más).

Una sorpresa muy grata.

Realmente el CD5 me ha sorprendido de lo más gratamente comenzando por su construcción y diseño exento de artificios y terminando por su bien plasmada y rentabilizada tecnología con la que la firma británica da paso a una más que sorprendente cúmulo de cualidades reproductivas. Es un lector económico como el que más pero hecho bajo las más estrictas líneas morales de fabricación sajonas. No hace gala de un gran dispendio tecnológico como es el uso de convertidores dobles o cuádruples pero eso sí, los componentes que utiliza son de la mejor calidad. Además de ello se puede manejar cómodamente a través de un completo mando a distancia del tipo tarjeta slim y encima ofrece la siempre atractiva y cómoda posibilidad de que puede leer discos CD-R y CD-RW tostados por nosotros con el PC en los que haya contenidos para colmo ficheros comprimidos en MP3, MP3 Pro o WMA. En suma y sin entrar en comparaciones, nos encontramos ante un lector que puede competir de tú a tú con modelos de precio bastante superior, representando una opción más que válida para aquellos aficionados que por el motivo que sea tengan que cambiar ahora su CD y no cuenten con mucho presupuesto.

CARACTERÍSTICAS

  • Compatibilidad: CD-Audio, CD-R, CD-RW, CD-ROM
  • Decodificación: MP3, MP3 Pro y WMA.
  • Convertidor: Wolfson WM8725
  • Filtro digital: Butterworth bipolar.
  • Respuesta en frecuencia: 20 Hz – 20 kHz
  • Relación señal/ruido: >93 dB
  • Separación entre canales: >95 dB
  • Distorsión armónica total: <0,006 %
  • Conexiones: RCA estéreo.
  • Control: Por mando a distancia IR.
  • Acabado: Negro.
  • Dimensiones: 430 x 75 x 305 mm
  • Peso: 4,3 Kg

Más información: Cambridge Audio


Continúa leyendo

Comentarios

1 comentario
  1. Jordi 01 Feb, 15 13:01

    Buen análisis! Gracias

    0