Disfrutar de tus fotos en tu tele, marco digital y otros equipos

Escrito por Aitor Urraca
Electrónica de consumo
1

Las opciones para disfrutar de nuestras fotos en casa son muchas y variadas, y por supuesto tenemos la ya imprescindible opción de compartirlas online con Flickr o Picasa. Nuestro colaborador Óscar Condés nos muestra en este completo reportaje todas las claves para hacerlo con garantías y de la forma más sencilla y acertada, usando las mejores aplicaciones disponibles y contando con la resolución ideal que las fotos han de tener.

Através de un servidor de streaming multimedia conectado con el ordenador, grabando pases de fotos en DVD o Blu-ray con cualquiera de los muchos software que existen para ello, mediante un HTPC, disco duro multimedia o incluso una consola de videojuegos que tengamos conectada a la TV del salón, o incluso directamente desde la cámara mediante el cable que suelen llevar incluido. Lo cierto es que hay miles de formas de disfrutar de las fotos en la TV, aunque quizá ninguna tan sencilla y directa como sacar la tarjeta de memoria de la cámara e insertarla directamente en la televisión, el reproductor del salón, la consola

Como decimos, las opciones son casi infinitas y en casi todos los casos la calidad que obtendremos estará a la altura de nuestras expectativas, cuidando eso sí, el apartado de la conectividad (HDMI será normalmente siempre la mejor opción). Y es que dado que la definición estándar de una televisión, incluso con formato Full HD, no supera los 1.920 x 1.080, las fotos tomadas con muchos dispositivos “cumplirán” en la tele, pero aún así ya notaremos diferencias. Si, además, queremos hacer zoom en la imagen para ver los detalles, efectivamente notaremos las divergencias en la calidad en la foto, dependiendo de con qué la hayamos tomado según os hemos explicado al comienzo.

Y si hay un dispositivo que podemos recomendar para disfrutar de las fotos en el salón, desde luego ése es una televisión inteligente, tanto por calidad de imagen como por opciones de visualización. Además de las posibilidades “directas” de trasladar nuestras fotos a la pantalla, gracias a una Smart TV podremos disfrutar de las galerías que hayamos subido a la Red, bien sea utilizando las capacidades de navegación libre que permiten algunos modelos, bien a través de las aplicaciones específicas que ofrecen para acceder a servicios como Flickr.

Marcos digitales, una TV de recuerdos.
Otra opción muy interesante para disfrutar de las fotos es adquirir un marco digital. Un dispositivo que, con un aspecto similar al de los marcos de toda la vida, nos irá mostrando un pase con nuestras imágenes y hará que esbocemos una sonrisa cuando veamos aquella foto que nos hicimos en la playa este verano con nuestros hijos. Uno de éstos sin duda dará un toque de elegancia a nuestra casa y permitirá que disfrutemos de unas fotos que quizá de otro modo quedarían olvidadas en el disco duro de nuestro ordenador. Existen modelos de todos los tamaños, características y precios, y los hay incluso dotados de conexión WiFi o batería recargable para que no tengamos que complicarnos la vida a la hora de disfrutar de ellos.

Subir las fotos a la Red.
Crear galerías de nuestras fotos en Internet es una excelente opción para disfrutar de ellas y compartirlas. Por eso hace muchos años que existen webs como Flickr, a las que los usuarios suben sus imágenes creando una enorme colección fotográfica (más de cinco mil millones, según sus responsables). Claro que las fotos pueden ser públicas o privadas, dando acceso a quien nosotros queramos y permitiendo compartirlas gracias a sus elementos de red social. Ésta es una de las grandes opciones de Flickr, donde existen multitud de grupos en los que usuarios con intereses comunes se reúnen para compartir imágenes acerca de un tema concreto. La mayor pega de este servicio es que en su versión gratuita está limitado a 2 vídeos y 300 Mbytes de fotos cada mes y además sólo permite mostrar las 200 fotos más recientes (el resto no se borran pero es como si no existieran). Para tener acceso ilimitado debemos tener una cuenta Pro que exige el pago de 24,95 dólares por año.

Su gran competencia es Picasa, propiedad de Google (Flickr pertenece a Yahoo), y que por contra ofrece hasta un Gbyte de almacenamiento gratuito para fotos y vídeo, que en la práctica resulta mayor ya que las fotos de 2.048 x 2.048 píxeles o menos, y los vídeos de menos de 15 minutos no se contabilizan en esta cuota, que también incluye hasta 10.000 álbumes web con 1.000 fotos y/o vídeos cada uno. Por contra, Picasa no tiene muy desarrollada su “faceta social” y se mantiene más bien como un lugar donde almacenar nuestras galerías fotográficas para compartirlas “en privado”.

Por supuesto también existen otras opciones,  de hecho hay muchísimas, pero todas se ven ensombrecidas por la importancia de las anteriores y si acaso destacan cuando se dedican a campos muy concretos como pueda ser Twitpic, nacida para compartir fotos en Twitter. Y es que compartir las fotos directamente en redes sociales es otra de las posibilidades que vamos a ver en la siguiente página.

Pues bien, si nos decidimos a compartir nuestras fotos de este modo, hay que tener en cuenta que las imágenes que subamos no deben pesar mucho para que la carga no resulte un proceso eterno. Así, nuestra recomendación es que previamente a compartirlas las reduzcamos de tamaño. Si partimos de fotos de gran resolución, pensemos que con 800×600 píxeles y 72 ppp será más que suficiente para la mayoría de los casos. Tamaño que hoy por hoy lograremos con casi cualquier dispositivo; sin embargo, si estamos tentados a tomar las fotos directamente en esa resolución parémonos a pensar una cosa: Una foto grande siempre podrá reducirse para subirla a Flickr (o Facebook), pero una foto pequeña difícilmente podrá agrandarse si por casualidad nos ha quedado tan bien que queremos ampliarla a gran tamaño. Si, por otro lado, nuestros propósitos van más allá de lo lúdico (por ejemplo Flickr ofrece la posibilidad de vender las fotos), quizá queramos mantener el tamaño original de las fotos, pero ya decimos que no es algo recomendable porque implicará un largo proceso de carga de las imágenes.

 

En la nube.

Almacenar la información en Internet es la última tendencia para empresas y será más que unas moda en el futuro próximo. A nivel usuario, lo cierto es que mucha información, como las fotos subidas en Facebook o Flickr, ya están en la nube (quiza sin que hayamos caído en ello), así que no nos debe sonar raro. Sin embargo, las posibilidades en este campo siguen avanzando rápidamente. La última novedad viene de la mano de Apple y su iCloud, un paquete de servicios en la nube que incluye uno de fotos en streaming para iPhone, iPad, iPod touch, Mac o incluso PC. Esto significa que las fotos que tengamos en estos dispositivos podremos hacer que se almacenen de forma automática e inalámbrica en iCloud y serán distribuidos vía push a todos los demás dispositivos. Para ello bastará con que activemos en el dispositivo concreto la opción de fotos en streaming y cada toma que hagamos se guardará en un álbum especial que contendrá siempre las últimas 1.000 fotos. Así, cuando el contenido cambie en un dispositivo, todos los demás se actualizarán de forma automática e inalámbrica. La idea es que vayamos donde vayamos, y sin importar el dispositivo que llevemos, tengamos nuestras fotos actualizadas y siempre a mano.

Más información: Flickr, Picasa, Panasonic, Sony, Samsung