Los Parrot ZIK buscan reinventar los auriculares para audio

Escrito por Óscar Condés
Alta Fidelidad
0

Los auriculares Parrot Zik incluyen las últimas tecnologías de vanguardia como control de ruido activo de alto rendimiento, imagen musical “espacializada”, un panel táctil, un sensor para detectar la cabeza, cinco micrófonos y un potente procesador digital de señales…

Lo más llamativo es el sistema de cancelación de ruido activa, para apagar el ruido que nos invade en todas partes, ya sea en un avión, un tren o en la calle. Para aislarse de ello, los ingenieros de Parrot desarrollaron una tecnología de cancelación de ruido activa que elimina hasta 25 decibelios para ofrecer una gran comodidad auditiva hasta en condiciones extremas. Para lograrlo, dos micrófonos situados  en la parte externa de los auriculares captan el ruido ambiental, y otros dos micrófonos adicionales analizan los ruidos residuales (frecuencias bajas) que podrían alterar el audio. Así, el ruido externo se cancela a través de ondas acústicas opuestas para lograr un ambiente silencioso.

Por otro lado, con el fin de que escuchar música sea algo armonioso y profundo, Parrot se ha esforzado para representar el sonido de los Zik. Así, los auriculares están equipados con potentes algoritmos DSP para construir una imagen melódica natural. Por ejemplo el algoritmo Parrot Concert Hall, mediante el cual la música llega por delante del usuario, como en un concierto, y no desde la derecha y la izquierda, recreando la acústica de una sala de conciertos.

Por supuesto también se ha tenido en cuenta a los usuarios de telefonía; de hecho, los Parrot Zik permiten al usuario contestar llamadas sin usar las manos ya que han sido diseñados para ser una extensión del smartphone. Están equipados con dos tecnologías que conjuntamente cancelan el ruido ambiental para transmitir sólo la voz. La primera es la ya mencionada reducción activa del ruido, la segunda se basa en un sensor de conducción ósea. Ubicado en la almohadilla del auricular izquierdo, el sensor detecta y analiza las vibraciones del hueso de la mandíbula para extraer el habla. Así, los auriculares pueden medir el habla antes de que sea distorsionado por el ruido ambiente. Gracias a ambas, los auriculares ofrecen al usuario conversaciones con gran calidad de sonido hasta en un entornos ruidosos.

Pero éstas no son las únicas innovaciones tecnológicas. El acceso a las funciones básicas de los auriculares es muy intuitivo gracias al panel táctil, similar al de los smartphones, que se encuentra en toda la superficie del auricular derecho. Moviendo un dedo de manera vertical se sube el volumen; moviéndolo en horizontal se pasa de canción; y si te llaman por teléfono no hace falta buscarlo, dos toques en el auricular derecho aceptan la llamada, uno continuo en el panel la rechaza.

Equipados con lo último en tecnologías inalámbricas, los Parrot Zik son compatibles con todas las marcas de teléfonos móviles del mercado y funcionan con multitud de fuentes musicales: Audio con estéreo Bluetooth o mediante  un cable de clavija minijack de tres polos. Además, Parrot Zik también integran, por primera vez en unos auriculares, la tecnología NFC (tecnología inalámbrica de corto alcance) gracias a una etiqueta localizada en el auricular izquierdo. Por otro lado, también poseen unos sensores que hacen que si nos ponemos los Parrot Zik alrededor del cuello la música se pare, y si nos lo volvemos a poner en la cabeza, la música volverá a sonar.

Como decíamos, las líneas de los Parrot Zik han salido del lapiz de Philippe Starck, quien ilustró las tecnologías “inspiradas en la biología” que desarrollaron los ingenieros de la firma, para los que los Parrot Zik están creados para fusionarse con el cuerpo como una extensión tecnológica de éste.

Los Parrot Zik funcionan con una batería Li-Ion recargable con cable USB /micro USB y estarán disponibles a partir de julio por un precio recomendado de 349 euros.