En las televisiones autonómicas entonan el mea culpa por la burbuja de los derechos del fútbol

Escrito por Carlos Alberto Sánchez
Generales
0

¿Es desorbitado pagar más de 120 millones de euros a un equipo de fútbol por sus derechos de televisión para una temporada? ¿Es posible pagar más de un millón de euros por la retransmisión de un partido de fútbol en abierto? Muchos han cuestionado el modelo de los derechos de televisión del fútbol en España por insostenible. Ahora en la FORTA, asociación que reúne a las cadenas de televisión autonómicas, dan fuerza a estos argumentos y consideran que ellas mismas han sido partícipes de un proceso que ha terminado hinchando una burbuja que puede estallar en cualquier momento.

El presidente de la FORTA, Jesús López Cabeza, lo ha dejado bastante claro : el servicio público y los precios del fútbol están reñidos y será difícil volver a ver una época de retransmisiones de fútbol en las televisiones autonómicas como se ha venido produciendo en los últimos años. López Cabeza ha admitido errores en la gestión de la compra de derechos deportivos por parte de las cadenas de televisión en los tiempos “de bonanza económica”. Ahora, con una situación económica muy delicada, en la FORTA tienen claro que será difícil volver atrás.

Los presupuestos de las cadenas autonómicas se han recortado en un 30%

El máximo responsable de la FORTA ha recordado que el primer objetivo de las cadenas autonómicas debe ser ofrecer información y programas cercanos para el espactador y que esto no se tiene porque conseguir emitiendo partidos de fútbol que cuestan millones de euros. Por el contrario, el hecho de que los informativos de algunas cadenas regionales sean referente para los espectadores es un motivo de orgullo y un objetivo claro que deben marcarse los entes públicos autonómicos.

Jesús López Cabeza ha defendido el servicio que presentan las cadenas autonómicas y ha avisado que los recortes en el presupuesto de estos canales alcanza ya el 30% lo que ha dejado el gasto por ciudadano y año en 21 euros, una cifra que será difícil de reducir sin hacer desaparecer los canales.