Los bancos acreedores no tienen prisa para la venta de Canal+

Escrito por Carlos Alberto Sánchez
Canal+
1

PRISA podría saber ya los plazos que tiene para llevar a cabo desinversiones en el área audiovisual. El acuerdo de financiación con los principales bancos acreedores incluiría una hoja de ruta para los próximos tres años en la que se contemplaría la posible venta de Canal+. La plataforma de televisión por satélite es uno de los grandes activos de PRISA y como ya confirmó Juan Luis Cebrián lleva varios años en venta… y tendrá otros tres años para terminar de venderse.

Los bancos han aceptado las objecciones de PRISA, cuya dirección solicitaba tiempo para alcanzar un acuerdo interesante por Canal+. En la compañía madrileña no se niegan a vender su plataforma de televisión de pago como ya dejó claro Cebrián pero no quieren que las urgencias les lleven a malvender. Dado el contexto económico, PRISA podría haber obtenido un plazo de tres años para llevar a cabo ventas en sus activos audiovisuales, entre los cuales estaría Canal+. El valor de la operación debería alcanzar los 990 millones de euros, según la información publicada por El Confidencial.

Los bancos acreedores, con los que PRISA habría alcanzado un acuerdo de manera mayoritaria para refinanciar su deuda, han puesto deberes a la dirección que encabeza Cebrián. Le piden que alcance un determinado ratio de deuda en relación a los ingresos que presenta la compañía, y conseguir este objetivo está directamente ligado a la necesidad de vender algunos activos. En el área audiovisual se espera la venta de su participación en Mediaset España, pero sobretodo, la venta de Canal+ que podría aportarle unos 1.000 millones de euros según las estimaciones de la banca lo que reduciría un tercio su deuda y podría aportar un poco de oxígeno a las operaciones del grupo.


Continúa leyendo

Comentarios

1 comentario
  1. Injusticia 28 Sep, 13 11:57

    He aquí un exponente máximo del usurerismo del ultracapitalismo más apestoso de esta república bananera llamada ”Ejpaña”: un empresario, que está endeudado hasta las cejas, los bancos le conceden tres años más, y sin embargo, a un pobre currelante que apenas le llega para fin de mes, si tuviese los bancos tras suya para pagar la casa, lo hubieran desahuciado al canto. Qué asco, esto me da arcadas.

    0