Netflix de ignorada… a envidiada, el nuevo referente de la televisión

Escrito por Carlos Alberto Sánchez
Netflix
0

Netflix está escribiendo la Historia de la industria audiovisual norteamericana. Ya lo hace, no es un vaticinio o una premonición, Netflix es ya un referente y es mirada con algo más que cierto recelo por parte de los operadores de televisión por cable estadounidenses que hasta ahora dominaban el mercado de la televisión de pago. Sin embargo, hace no mucho tiempo parecía una locura apostar por un panorama como el que se está dando ahora mismo.

Una empresa que crece en Estados Unidos y también en Europa

Netflix vive un momento de expansión y lo hace en pleno contexto de crisis internacional. La compañía opera en Norteamérica y también en Europa donde sigue mirando para entrar en nuevos mercados. Más del 75% de sus 40 millones de suscriptores están en Estados Unidos pero su división internacional cada vez cuenta con mayor peso. Las cifras de negocio de Netflix demuestran que la compañía afronta un buen momento.

De kiosko audiovisual a productor de contenidos

Los responsables de Netflix han cambiado su punto de vista para dejar de buscar contenidos con las principales majors y compañías distribuidoras y pasar a producir series de éxito y exclusivas para sus abonados. La televisión de pago, que hasta el momento había utilizado una estrategia similar, se ha encontrado con un rival de altura que ha sido capaz de llamar la atención del público estadounidense con propuestas de calidad como House of Cards.

Compañía como Marvel ya han confiado en Netflix para llevar a la pequeña pantalla series que parecen confirmar que esta tendencia no será flor de un día.

¿Por qué no en España?

Netflix mira mercados en Europa para ofrecer sus servicios. De momento el Reino Unido es su gran caballo de batalla, aunque ha comenzado a operar en otros países y parece que tiene en mente llegar a otros países.

¿Y España? De momento está fuera de las quinielas. No es una cuestión relacionada con las descargas de contenidos audiovisuales, sino probablemente una estrategia articulada desde la competencia potencial de Netflix en España, Canal+, que ha bloqueado los principales contratos de derechos y ha blindado la situación de tal manera que parece difícil que la compañía norteamericana se pueda plantear a corto plazo el lanzamiento en España.