De Vía Digital a Digital+ y de Digital+ a Canal+

Escrito por Carlos Alberto Sánchez
Canal+
0

Telefónica ha estado casi siempre ligada a la televisión. Tanto en abierto como de pago. De hecho en los últimos tiempos ha potenciado su presencia en el terreno de la producción donde mantiene acuerdos con TVE para series como Isabel. En la televisión de pago su recorrido también es amplio. Telefónica tuvo su primer gran momento en la televisión por satélite. Era otra época y entonces existían Canal Satélite Digital (la apuesta de PRISA) y Vía Digital (apoyada por Telefónica y diferentes intereses políticos).

Vía Digital nació en septiembre del año 1997, como una plataforma de televisión por satélite que operaba a través de Hispasat. La plataforma funcionó durante casi seis años, aunque en el verano del año 2003 se confirmaba la fusión con Canal Satélite Digital, que en realidad terminó por ser una compra o una absorción en toda regla: PRISA parecía haber ganado la batalla, Vía Digital no había conseguido ser rentable y su competidor le había superado. Telefónica había fracasado en su primera gran incursión en la televisión de pago y quedaba ahora relegada a un papel secundario.

Imagenio tomaría el relevo de Vía Digital

A partir de este momento PRISA y Telefónica toman caminos paralelos. PRISA, a través de Sogecable, controla el negocio de la televisión por satélite con Digital+ (más tarde Canal+). Telefónica desarrolló a partir del año 2000 la tecnología necesarios para su regreso a la televisión de pago con autonomía y con una marca e identidad propias: Imagenio. Tuvieron que pasar dos años desde la fusión entre CSD y Vía Digital en Digital+ para que Telefónica lanzara su nueva plataforma, Imagenio, una opción IPTV que apostaba por ofrecer un servicio “extra” a los abonados de internet y telefonía fija de la operadora de telecomunicaciones.

Las dificultades económicas de PRISA

La última reordenación del capital de DTS, empresa gestora de Canal+ se produjo en 2010 como consecuencia de la fusión (o absorción) de Cuatro por parte de Telecinco. De esta situación se produjo un nuevo reparto de poder en Canal+, donde PRISA TV pasaba a controlar el 56% de la plataforma de televisión. Sin embargo, las dificultades económicas de la compañía de Juan Luis Cebrián (más de 3.000 millones de euros de deuda), han obligado a la compañía a replantearse la venta de sus activos. De hecho en lo que va de año PRISA TV ha conseguido vender activos por un valor que se acerca a los 850 millones de euros, incluyendo los 725 “kilos” que ahora pondrá Telefónica para controlar Canal+ definitivamente.

Y diecesiete años después, Telefónica vuelve a tener mucho que decir en la televisión por satélite y en la televisión de pago en España.


Continúa leyendo

Comentarios

Sin comentarios