¿Ha sido la guerra del fútbol el detonante definitivo para la venta de Canal+ por parte de PRISA?

Escrito por Carlos Alberto Sánchez
Generales
0

La guerra del fútbol parece camino de cobrarse las vidas de sus competidores. De momento PRISA está cerca de decir adiós a su plataforma de televisión de pago después de haber aceptado la oferta de 725 millones de euros presentada por Telefónica para hacerse con el control del 56% de DTS. En esta semana también se ha confirmado la venta de la participación de PRISA en Mediaset España, lo que confirma la desinversión del grupo de Juan Luis Cebrián en lo que al sector audiovisual se refiere. ¿Ha sido la guerra del fútbol el detonante?

La realidad es que han confluido diferentes factores en la necesidad de PRISA para deshacerse de Canal+, y entre ellos sin lugar a dudas puede haber pesado mucho el deterioro de las cuentas de la plataforma de televisión de pago y es que a pesar de haber aumentado ingresos, también lo había hecho el capítulo de gastos ligado a un acuerdo por los derechos de la Liga BBVA y la Copa del Rey (además de la UEFA Champions League), que se ha demostrado totalmente inasumible con el actual modelo de explotación.

PRISA no sólo ha vendido Canal+, sino que también podría haberse deshecho de importantes obligaciones de pago relacionadas con el fútbol. Ya esta temporada todos los socios de DTS tuvieron que hacer frente a aportaciones extraordinarias para mantener Canal+ y dada la situación financiera de PRISA (con una deuda superior a los 3.000 millones de euros), parece que la venta de la plataforma era necesaria.

¿Por qué ahora? Y aquí entrar la guerra del fútbol. Las perspectivas para el próximo año no son buenas (teniendo en cuenta que todavía queda un año para el acuerdo entre PRISA y Mediapro por los derechos del fútbol). Las cuentas no cuadran. En su momento la televisión de pago salvó las cuentas de PRISA, pero ahora la situación era algo distinta y de hecho las obligaciones por el pago de los derechos del fútbol formaban parte de la letra pequeña de las cuentas de la compañía.

En cualquier caso parece que en esta ocasión la guerra de desgaste que PRISA había planteado en la cuestión de los derechos del fútbol se ha vuelto en su contra y puede haber terminado por condicionar, en cierta medida, una decisión que probablemente también se hubiera tenido que producir en otro contexto.


Continúa leyendo

Comentarios

Sin comentarios