La Justicia europea no pone trabas al modelo de financiación de RTVE

Escrito por Carlos Alberto Sánchez
Generales
0

En pleno proceso de transformación de Radio Televisión Española (RTVE) y cuando el modelo de financiación del ente público está (nuevamente) en duda, el Tribunal General de la Unión Europea ha dado el visto bueno al mismo y dice que se ajusta a las normas europeas. Este tribunal ha desestimado las demandas presentadas por Telefónica España y también por Distribuidora de Televisión Digital (sociedad que gestiona Canal+). El modelo se ajusta a derecho y las autoridades europeas no van a poner pegas al mismo. Se trata de la enésima victoria de RTVE en Europa.

Uno de los problemas, según las compañías implicadas en estas quejas, residía en la compatibilidad del modelo con las normas sobre ayudas públicas recibidas por el Estado. Sin embargo, el Tribunal General considera que no hay problema en este punto y que el modelo respeta la legislación vigente. Esta noticia se produce después de que la Comisión Europea se posicionara a favor del modelo de financiación. Las empresas demandantes decidieron seguir adelante con sus reivindicaciones y llevaron el caso ante el Tribunal General que ha desestimado en su totalidad las alegaciones presentadas tanto por Canal+ como por Telefónica.

El modelo de financiación de RTVE

Desde el año 2009, bajo el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, la radio y la televisión públicas cuentan con un modelo de financiación que excluye la publicidad. Junto con los ingresos aportados por el Estado, RTVE cuenta con una aportación que proviene de empresas audiovisuales y de telecomunicaciones mediante los cuales se compensa la pérdida de ingresos del mercado publicitario. La norma establece que deberán existir aportaciones del 3% de los ingresos de los operadores de televisión en acceso abierto y del 1,5% de los ingresos de los operadores de televisión de pago establecidos en España. Este punto ha sido especialmente criticado y atacado por parte de las empresas implicadas, que a pesar de esto no han conseguido ninguna victoria a nivel legal y el modelo sigue vigente cinco años después.

Telefónica y DTS tienen un plazo de dos meses para decidir si recurren esta decisión y toman el camino para seguir prolongando una pelea legal que de momento están perdiendo.