Leopoldo González-Echenique quería cambiar el modelo de financiación de RTVE

Escrito por Carlos Alberto Sánchez
Generales
0

Según informa el diario ABC, las presiones de las televisiones privadas comerciales han resultado claves a la hora de acabar con el ya ex-presidente de Radio Televisión Española (RTVE). Leopoldo González-Echenique dejó de ser Presidente del ente público la pasada semana. Las razones detrás de esta decisión que han sacudido a la televisión y a la radio públicas no se han dado a conocer aunque parece que las presiones de las cadenas de televisión privadas están detrás. Estas cadenas pretendían que el Gobierno frenara cualquier intento por modificar el modelo de financiación de RTVE, uno de los objetivos de Echenique. El ex-presidente asumió el cargo y analizó la situación del ente: con el actual modelo de financiación RTVE está abocada a la desaparición o al fracaso.

Desde entonces se manejaron diferentes propuestas como un modelo mixto que incluyera algún tipo de publicidad. Ninguna propuesta gustó a las televisiones comerciales y sus presiones habrían sido decisivas para acabar finalmente con la carrera de Echenique al frente de RTVE.

La Corporación llegó a manejar un presupuesto de más 1.200 millones de euros, de los cuales la mitad llegaban procedentes de la publicidad. Echenique sabía que la publicidad no supondría un cambio diferencial en plena crisis para el ente público, pero buscó fórmulas para apuntalar el actual sistema de financiación como la del patrocinio, una opción que tampoco gustó a las cadenas privadas. Las cadenas privadas llegaron a considerar que este sistema pretendía dinamitar el mercado a pesar de que Echenique y su dirección apenas contemplaban recaudar 50 millones de euros por esta vía. La fórmula tampoco cuajó.

De aquí al último rescate, cifrado en algo más de 130 “kilos” y ejecutado por parte del Ministerio de Hacienda, se produjo una etapa de tensiones en la que no se fraguaron soluciones. Montoro exigía un plan de ajustes que al final se ha terminado cobrando la cabeza de Leopoldo González-Echenique. Queda la impresión de que la situación de RTVE es ya límite.


Continúa leyendo

Comentarios

Sin comentarios