La distancia entre lo que ofrece la industria y lo que piden los usuarios a un servicio VOD

Escrito por Carlos Alberto Sánchez
Canal+
2

¿Por qué están destinadas al fracaso las medidas incluidas en la Ley de Propiedad Intelectual (LPI) que han llevado al cierre de webs como Seriespepito y Peliculaspepito o a los cambios que llevará a cabo Series.ly? Las autoridades han dado su brazo a torcer ante las presiones de la industria y empresas del sector audiovisual: habrá mano dura contra las webs que alojen enlaces P2P. ¿Soluciona a largo plazo esto el problema? Parece difícil, y la razón fundamental, a nuestro modo de ver, es que la distancia entre lo que ofrece la industria y lo que piden los usuarios sigue siendo considerable.

¿Qué quieren los usuarios?

Los usuarios quieren ver cine y series de estreno, en un servicio de vídeo bajo demanda multidispositivo, al que puedan acceder desde sus teléfonos móviles o tablets, pero también, y todavía de manera esencial, a través del televisor. Los usuarios quieren encontrar catálogos de cine amplios, actualizados (estrenos con menos de un año desde que hayan pasado por salas de cine, e incluso, estrenos simultáneos con salas de cine, al menos en alquiler).

En lo que a series se refiere, los usuarios quieren disfrutar de los episodios 24 horas después de su estreno en Estados Unidos. De cualquier serie, y quieren poder acceder a temporadas completas de todas las series que se emiten en la actualidad, sin prácticamente restricciones que les obliguen, incluso pagando, a tener que recurrir a internet para seguir un episodio.

Todo esto a un precio competitivo, por debajo de los 10 euros, IVA incluido.

Lo que ofrecen las plataformas y la industria

De momento el cine de estreno sigue contando con un esquema de distribución que se aleja mucho de lo que piden los usuarios (y lo que todavía pueden encontrar en internet). La industria (y también en algunos casos las plataformas) son reacias a romper barreras y modelos de negocio puestos en marcha hace algunos años. El cine de estreno se sigue estrenando en salas, al cabo de un plazo que oscila entre los tres y los seis meses llega al DVD y el Bluray, y es entonces cuando se puede alquilar durante 24 horas por unos precios que oscilan entre los 3 y los 5 euros. Las plataformas (no todas, pero sí la mayoría) todavía diferencian el alquiler de contenidos en HD o en SD. Sólo después de estos seis primeros meses llegan las películas a canales premium (fundalmentalmente Canal+1 ahora mismo), y al cabo de dos o tres años puede llegar a servicios VOD con tarifa plana. Es raro encontrar en este tipo de servicios películas que se hayan estrenado en los dos últimos años en salas de cine.

En lo que se refiere a las series la situación ha mejorado considerablemente en los últimos años, pero todavía hay series que no llegan a España. Si ninguna cadena de televisión ni distribuidora se ha interesado por ejemplo por un gran éxito como Parks And Recreation, ¿se puede considerar piratería querer seguirla desde España? Tampoco ayuda una oferta cada vez más dispersa, algo que por ejemplo se ha visto incrementado con la aparición de un servicio como Movistar Series, sólo disponible para clientes de Movistar TV. O Canal+ Series, con una distribución muy limitada. Los usuarios también piden que el que pague tenga algunas ventajas como un trato premium en la emisión de publicida o incluso en la existencia de moscas.

Las soluciones actuales de la industria cojean en el cine de estreno, y ofrecen soluciones parciales o incompletas, con servicios VOD que no ofrecen temporadas completas salvo para contadas excepciones en lo que a series se refieren, y todo esto por precios que oscilan entre los 7 y los 12 euros al mes.

Por todos estos motivos, mientras los intereses de usuarios e industria no converjan en un modelo sostenible y aceptable para ambas partes, cualquier otra medida estará condena al fracaso.


Continúa leyendo

Comentarios

2 comentarios
  1. Anónimo 14 Dic, 14 20:14

    Es imposible que funcionen estos métodos mientras por un alquiler en descarga digital de una película pidan 4 o 6€, si voy al videoclub y me cobran 2€. Un negocio que necesita de un local, comprar las películas, pagar impuestos, etc. Por lo tanto no me creo que sea necesario estos precios de 4 a 6 € por una película o 2 € por un capítulo de una serie para que sea rentable.

    0
    1. Nova6K0 15 Dic, 14 17:08

      De diez tu comentario. Efectivamente ponen excusas para no bajar los precios. Ni aunque desapareciesen las vilipendiadas descargas harían eso, por mucho que prometan lo que quieran. Es más casi estoy por asegurar que se hace adrede, para que estos negocio sigan viviendo de la gallina de los huevos de oro y no pasen a digital.

      Salu2

      0