Mediapro da la puntilla a PRISA

Escrito por Carlos Alberto Sánchez
Canal+
0

Mediapro ha emitido un comunicado público donde muestra su euforia por la sentencia del Tribunal Supremo que declara nulos los contratos firmados en el año 2006 con los clubes de fútbol y por los que PRISA seguía reclamando judicialmente a la productora catalana 320 millones de euros. Para Mediapro esta sentencia cierra definitivamente la última (y duradera) Guerra del Fútbol, y parece poner también punto y final a la presencia de PRISA en el negocio de la televisión de pago, una vez que ha decidido vender Canal+ y que ha perdido esta batalla.

Mediapro ha convocado una rueda de prensa para este mismo viernes en la que sus máximos responsables explicarán a los medios de comunicación los detalles de una sentencia que supone la aceptación del el recurso de casación interpuesto por Mediapro contra la sentencia de la Audiencia Provincial de Madrid. La posición de la Audiencia Provincial había puesto a Mediapro en una difícil situación puesto que podría tener que haber hecho frente a 100 millones de euros. La situación no ha terminado así y la productora de Jaume Roures no tendrá que pagar.

Según la versión de la productora catalana, el conflicto comienza en el año 2007 cuando PRISA acusa a Mediapro de incumplir los contratos y deja de prestarle la señal de televisión para los partidos de Primera División. Los afectados por este movimiento fueron los usuarios que seguían los partidos en abierto, a través de Gol Televisión y a nivel internacional.

Fin a la Guerra del fútbol

Mediapro ha destacado los aspectos que ha considerado más llamativos de lo dictado por el Tribunal Supremo:

“[…]el pacto entre empresas que contiene la cláusula quinta es contrario al art. 1 LDC y al art. 1 TFUE. La consecuencia es la prevista en el apartado 2 de ambos preceptos, la nulidad de pleno derecho del pacto contractual”.

“[…] la nulidad […] afecta a todo el acuerdo contractual de 24 de julio de 2006”.”

“[…] la nulidad […] se extiende también […] a la obligación de aportar los derechos en exclusiva que tenía Mediapro, lo que da lugar a que no pueda prosperar la pretensión de condena a su aportación ni la indemnización basada en aquel incumplimiento, pues no cabe hablar de incumplimiento”.

Esta decisiva victoria supone para Mediapro el final definitivo de la Guerra del fútbol. El conflicto termina después de dos reveses judiciales en Madrid que habrían quedado en nada al prevalecer el criterio del Tribunal Supremo.


Continúa leyendo

Comentarios

Sin comentarios