Ant-Man: el triunfo del fracaso

Escrito por Nacho Requena
Cine
0

La industria del cine es muy propicia a realizar vaticinios sobre los productos que consume. Es algo lógico: el equipo realiza un estudio de mercado y plantea cuánta gente podrá ver su película, así sabe si invertir más o menos en la misma. Dentro de estas hipótesis, hay cintas que tienen un hedor especial debido a que no han contado con un desarrollo habitual, como es el caso de Ant-Man.

El hombre-hormiga de Marvel parecía abocado al fracaso. ¿Razones? Muchas: su producción arrancó hace casi diez años, concretamente en 2006, cuando Edgar Wright indicó a Marvel sus intenciones de llevar a la gran pantalla a este particular personaje. La casa de las ideas le dio el visto bueno y así comenzó un largo y tortuoso camino que terminó con el abandono del propio Wright en 2014.

La producción pintaba mal. Fatal, nos atrevimos a decir todos los periodistas y fans de Marvel llegados el momento. Peyton Reed se hizo con las riendas de la cinta y se hizo el silencio. Marvel no comunicó más datos sobre la cinta hasta que mostró un primer tráiler con Paul Ruud como protagonista, y un reparto conformado por actores de la talla de Evangeline Lilly, Corey Stoll o Michael Douglas. Esto olía mejor.

Estrenos de hoy: qué ver en el cine este fin de semana (cartelera 24/07/2015) (vídeo)

Una hormiga atómica

A pesar de que los actores presentes en la filmación atesoraban numerosas tablas delante de las cámaras, la propia idiosincrasia de Ant-Man terminaba sin ser comercial. Y no hay que ser muy tino para percatarse de la situación: tienes a Iron-Man, a Hulk, a Spiderman y a un “tío” que se puede encoger de tamaño y controlar a las hormigas. En los cómics ha cuajado bien durante décadas, ¿pero y en la gran pantalla?

La cinta se estrenó hace dos semanas en todo el mundo y las críticas fueron unánimes: la producción es divertida, frenética y con un guión con un buen timing -y desde aquí damos fe-. El primer match-ball, el de la prensa especializada, fue salvado con bastante éxito.

Llegó el turno de los espectadores… y también cumplió: 114 millones de dólares a nivel mundial recaudados durante su primer fin de semana. De acuerdo a las estadísticas, el segundo peor arranque de una cinta de Marvel tras Hulk. No obstante, ya prácticamente era rentable en tres días: el coste de la producción (sin gastos de promoción) ascendía a 120 millones de dólares, por lo que a pesar de no tener un arranque espectacular, la producción ya se había financiado.

Hoy hemos conocido que Ant-Man lleva recaudado un total de 226,5 millones de dólares en tan sólo diez días. Es decir, a pesar de todas las dificultades, ya es rentable para el estudio. Y otro dato muy importante: con una valoración notable en las webs de críticas, hasta el punto de que escritores como George R.R. Martin la han situado entre las mejores de Marvel.

Es el triunfo del fracaso.

También te puede interesar…