Sean Connery cumple 85 años y TCM lo celebra como mejor sabe: con sus películas

Escrito por Nacho Requena
Canales
0

Sean Connery cumple hoy 85 años y en TCM quieren celebrar este aniversario emitiendo dos de sus películas más recordadas y en las que se aleja radicalmente del papel del célebre espía británico con licencia para matar: Marnie, la ladrona, el film que rodó a las órdenes de Alfred Hitchcock junto a Tippi Hedren, y El hombre que pudo reinar de John Huston, al lado de otro de los más grandes, Michael Caine.

Thomas Sean Connery nació en Fountainbridge, uno de los barrios más humildes de Edimburgo, en 1930. Su padre trabajaba en una fábrica y también de camionero, mientras que su madre ganaba algo de dinero limpiando casas. En la suya no había electricidad ni agua caliente y las doce familias que vivían en el mismo edificio compartían los aseos.

A los catorce años dejó el colegio para trabajar como lechero y, a los dieciséis, se enroló en la marina. Cuando se licenció, debido a una úlcera, tuvo distintos oficios: albañil, ayudante en una funeraria, socorrista y mecánico. Se aficionó al culturismo, fue modelo en la escuela de Bellas Artes y se presentó al concurso de Míster Universo donde quedó, dicen las crónicas, en un honroso tercer lugar. Uno de sus primeros papeles sobre el escenario fue como miembro de los coros del musical Al sur del Pacífico.

Sean Connery cumple 85 años y TCM lo celebra como mejor sabe: con sus películas

Salto al cine

En 1962, después de hacer algunos papeles en el cine y la televisión, le llegó su gran oportunidad. Fue elegido para interpretar a James Bond, el personaje creado por el escritor Ian Fleming, y su vida y su carrera cambiaron para siempre.

Con los años, Connery supo liberarse del agente 007 y ha desarrollado una variada carrera cinematográfica. Le hemos visto en películas como Robin y Marian, haciendo de un veterano Robin Hood; El viento y el león, La casa Rusia, La roca, Indiana Jones y la última cruzada o Los intocables de Eliot Ness, por el que ganó el Oscar al mejor actor secundario.

En lo que no ha cambiado un ápice es en sus convicciones políticas. A pesar de que la reina de Inglaterra le nombrara sir en 2001, sigue siendo un convencido nacionalista escocés. De joven se hizo un tatuaje en el que se puede leer un rotundo “Scotland Forever”, presume de no tener ni una gota de sangre inglesa en sus venas y el año pasado hizo campaña a favor de la independencia de Escocia del Reino Unido. No cabe duda, a sus 85 años, Sean Connery envejece con el aroma y la solera de los mejores whiskies de su tierra.

También te puede interesar…