Peter Jackson estalla: “Rara vez me encontré cómodo en El Hobbit”

Escrito por Nacho Requena
Cine
0

Que El Hobbit no fue la película que se esperaba es conocido por todos. Dividir en tres partes un libro que simplemente daba para una cinta -y muy buena que habría sido- provocó que los fans del mundo de Tolkien no quedaran muy contentos con el resultado final -o al menos no tanto como ocurrió con la trilogía de El señor de los anillos, que sí goza de gran aceptación-. No obstante, parece que no sólo fueron los fans, sino también el propio Peter Jackson.

El director ha estallado -y sincerado- en el material extra de El Hobbit: La Batalla de los Cinco Ejércitos. Es curioso que aproveche este medio, el soporte físico oficial, para hacer declaraciones muy rimbombantes y que pueden no gustar al estudio: “Dado que tuve que entrar inmediatamente en el proyecto al marcharse Guillermo del Toro, no pudimos retrasar el reloj el año y medio necesario para preparar el diseño de una película (de Jackson) distinta a la que él (Del Toro) estaba haciendo. Era imposible, y como resultado de ello comenzamos a rodar sin haber preparado la mayoría de las cosas”.

“Entras en un set, comienzas a improvisar, te das cuenta de que estás manejando escenas inmensamente complicadas, sin storyboards, y te pones a inventártelo todo sobre la marcha. Pedíamos a la gente que se tomara una hora extra a la hora de comer para intentar aclararme la cabeza. La verdad es durante la mayor parte de El Hobbit no me sentí cómodo por la falta de preparación, rara vez me sentí a gusto, e incluso desde el punto de vista del guión ni Fran (Walsh) ni Philippa (Boyens) ni yo mismo estábamos completamente satisfechos, así que se trataba de una situación de enorme presión”, indicó.

El Hobbit

Falta de previsión

Después de haber leído los dos párrafos anteriores, no cabe duda de que muchos estaréis esbozando un “wou” enorme por lo que habéis leído. Pero, ojo, que todavía hay más, ya que Jackson se despachó a gusto: “Cuando estás rodando, día tras día, semana tras semana… lo que te falta es tiempo para pensar. No tenía tiempo ni para pensar en mi silla porque no paraba de llegar gente para preguntarme cosas. Podía ayudar a todos, pero no me podía ayudar a mí mismo. Cuando llegó la batalla final, ya no podía improvisar más”.

Jackson puntualizó que elementos tan básicos como el diseño de vestuario tuvieron que improvisarse sobre la marcha, algo que no ocurrió en El señor de los anillos, donde estaban completamente resueltos antes de rodar la escena. Incluso Andy Serkis estuvo de acuerdo con Jackson: “La batalla entera era un misterio para nosotros, no sabíamos lo que estábamos haciendo”.

También te puede interesar…

Vía: Lashorasperdidas