Crítica de El renacido (The Revenant): DiCaprio, llegó tu hora

Escrito por Nacho Requena
Cine
1

Los que estamos asiduamente por las redes sociales tenemos interiorizado un hijoputismo exacerbado hacia ciertos temas. Uno de ellos, y quizás el más recurrente a nivel audiovisual, es que a Leonardo DiCaprio le den ya un Oscar. Méritos ha hecho ese rubiales que conquistó a una generación de prepúberes con Titanic. Sin embargo, por cosas del destino o de Dios para los creyentes, todavía sigue sin uno.

Cada vez que protagoniza un nuevo film, la coletilla es la misma: “Ya le toca“. Pero llega la gala, se abre el sobre de “Mejor Actor de Año X” y Leonardo desaparece. Otra vez. Pero este año es diferente. TIENE que ser diferente -y me vais a permitir las mayúsculas-. El actor californiano realiza una de sus mejores interpretaciones sin apenas líneas de diálogo, y ahí radica su auténtico mérito. Este año llegó su hora.

Sinopsis: año 1823. En las profundidades de la América salvaje, el explorador Hugh Glass (Leonardo DiCaprio) participa junto a su hijo mestizo Hawk en una expedición de tramperos que recolecta pieles. Glass resulta gravemente herido por el ataque de un oso y es abandonado a su suerte por un traicionero miembro de su equipo, John Fitzgerald (Tom Hardy). Con la fuerza de voluntad como su única arma, Glass deberá enfrentarse a un territorio hostil, a un invierno brutal y a la guerra constante entre las tribus de nativos americanos, en una búsqueda implacable para conseguir vengarse. (FILMAFFINITY)

Estos son todos los estrenos de hoy en el cine (05/02/16) (vídeo)

La luz como elemento diferenciador

Cuando uno se sienta en la butaca y comienza a disfrutar de cada una de las imágenes de El renacido que aparece en pantalla, si tiene un bagaje en materia cinematográfica habrá un aspecto que le llamará la atención por encima de todos: la luz.

No es una característica que sea llamativa para el espectador medio por estar relegada a un plano casi terciario, pero el correcto funcionamiento de la misma eleva cualquier producción a cotas insospechadas. La fotografía, ese encuadre idóneo en el momento oportuno, tiene tras de sí a numerosos maestros, pero hay uno que está dejando sin palabras a la industria: Emmanuel Lubezki.

El mexicano lleva dos Oscar consecutivos (Gravity y Birdman) y todo apunta a que se llevará el tercero con El renacido. Es complicado narrar -aunque ese sea mi cometido- las sensaciones que los planos de Lubezki transmiten en esta ocasión. Lubezki alcanza un nuevo estadio a nivel ornamental con amplias panorámicas centradas en el entorno. Sabía que el contexto -y no el texto- era más importante en esta ocasión, y buena muestra de ello es que para The Revenant no se ha usado luz artificial.

El renacido regresa al primer puesto en Estados Unidos y presenta sus credenciales

Sí, quizás los más ávidos puedan poner cierta pega a ese planteamiento alegando que Iñárritu y su equipo han apostado por objetivos gran angulares (12-21 mm), ampliamente conocidos por captar mejor la luz natural. Pero no es un argumento válido: que una producción de Hollywood se arriesgue a tratar la iluminación sin focos artificiales es toda una osadía, una imprudencia al alcance de aquellos pocos que saben que pueden hacerlo. Lubezki es uno (y por eso va a tener tres Oscar).

Iñárritu, por su parte, aprovecha también esta “problemática” -y la entrecomillo- para realizar una dirección notable, sin grandes aspavientos. Aprovecha ese foco gran angular para captar mejor las expresiones de los actores, con planos más personales que a su vez dan una óptica diferente debido al objetivo usado. Y aquí es donde entra ‘Leo’.

The Revenant, lo nuevo de DiCaprio e Iñárritu sorprende con su primer tráiler (vídeo)

Lo realizado por DiCaprio, como se comentaba en el segundo párrafo, está al alcance de muy pocos actores. Ya puntualizó en su momento las penurias que pasó tanto el equipo de rodaje como él para filmar este El renacido, pero cuando uno vislumbra las dos horas y media de metraje de la cinta, sólo queda ponerse de pie y aplaudir. No es alcanzar la madurez que ya poseía, sino el clavar sus mejores tablas sobre la misma.

Una sonora ovación por interpretar sin diálogo. Así es The Revenant, una oda a la expresividad del cuerpo, a los gestos. El guión brilla por su ausencia y pasa a un plano secundario, pero es que no es importante: la supervivencia de Leo, así como las desgracias que le ocurren, es el motor de la obra. Una película que encuentra su otro punto de apoyo en un fantástico Tom Hardy, actor que este año ya nos maravilló en Mad Max, pero cuya nominación ha llegado gracias a la cinta de Iñárritu -razonable, para servidor.

Crítica de El renacido (The Revenant): DiCaprio, llegó tu hora

El renacido es un engranaje que funciona de manera muy notable en pantalla, gracias al virtuosismo de la fotografía y sus dos actores principales. La música sobra, al igual que la duración podría haber sido reducida para acercarla más al público comercial.

Con doce nominaciones a los Oscar, la producción del mexicano apunta muy alto a finales de este mes de febrero cuando se entreguen las estatuillas. Por aquí ya damos por hecho el de fotografía, así que quedan once.

Crítica: Sicario, una lección de fuerza ante la cámara


Continúa leyendo

Comentarios

1 comentario
  1. Anónimo 06 Mar, 16 19:05

    Estuve ayer viendo la película y no se si al final se muere alguien me lo puede decir

    0