‘Fast N’Loud’ convierte una miniatura de Hot Wheels en un coche de verdad

Escrito por Nacho Requena
Canales
0

Programa muy divertido de ‘Fast N’Loud‘ que tenemos hoy lunes 14 de marzo a partir de las 22,30 horas. Richard Rawlings y Aaron Kaufman visitarán la fábrica de coches de juguete Hot Wheels con la intención de convertir en un automóvil de verdad uno de sus modelos a escala.

“Los chicos de Gas Monkey Garage se enfrentan esta semana a uno de los retos más complicados de toda su carrera profesional. Tanto es así, que necesitarán un capítulo especial de dos horas de duración para completar su labor”, apunta Discovery. “Sin embargo, a pesar de las dimensiones del reto, ninguno de ellos se mostrará apesadumbrado, ya que se trata de uno de los sueños de su infancia y, probablemente, de la infancia de todos los seguidores del programa”.

Desde el lanzamiento de la marca, creada por Mattel en 1968, muchos fabricantes de automóviles han concedido licencias a ‘Hot Wheels’ para hacer modelos en miniatura de sus vehículos (que la marca tuneaba con sus propios diseños y detalles decorativos). Y aunque los cochecitos de ‘Hot Wheels’ estaban destinados originalmente al entretenimiento de niños y jóvenes, en las últimas décadas se han vuelto muy populares entre los coleccionistas adultos, que buscan por todos los medios hacerse con sus modelos clásicos y sus ediciones limitadas, auténticos objetos de culto para sus veteranos fans. Por ello, una de las labores más complicadas de Rawlings y Kaufman será decidir cuál de ellos es el elegido para convertirse en el coche de ‘Hot Wheels’ más grande del mundo.

Fast N Loud_655

Sin desvelar

Aunque Discovery ha enviado información del programa, no ha facilitado ninguna imagen al respecto. El porqué es sencillo: “Sin destripar el misterio, podemos adelantar que será uno de los primeros vehículos reproducidos por la marca, perteneciente a la primera tirada de juguetes de 1968, conocida entre los coleccionistas como Sweet 16″.

“Esta primera colección ofrecía 10 vehículos basados en versiones personalizadas de los automóviles que se producían en serie en la época -como el Barracuda, el Camaro, el Corvette, el Eldorado, el Firebird, el Fleetside y el Mustang, entre otros- y otros seis inspirados en verdaderos show cars y coches diseñados y construidos para la pista de carreras. Todos los coches disponían de pintura ‘spectraflame’, rodamientos, ruedas con línea roja y suspensión integrada”, recalca.

También te puede interesar…