Daredevil T2: demasiados héroes para 13 episodios en la Cocina del infierno

Escrito por Jose Luis
Series
0

La segunda temporada de Daredevil lleva ya en Netflix algo menos de dos semanas y como podéis imaginar ya nos ha dado tiempo a verla por completo y comprobar qué tal le ha sentado al demonio de la Cocina del infierno que hayan llegado en tropel tantos héroes y villanos a las calles de Nueva York.

La primera temporada de Daredevil puso muy alto el listón por muchas razones. Una de ellas es que tuvo el atrevimiento de mostrar a un superhéroe sin su traje oficial, ese que todos estábamos esperando ver y que no dio la cara hasta el último de los capítulos. Aquella batalla contra Kingpin duró los 13 episodios y fue rica en descripciones, en lenguaje cinematográfico, en giros argumentales interesantes y, sobre todo, nos desgranaba tranquilamente cómo era ese misterioso Matt Murdock.

Si decimos lo anterior es porque queremos contraponer eso que pudimos ver en la primera temporada con lo que acontece en esta segunda aunque, antes de seguir, os debemos avisar que no realizaremos SPOILERS que puedan reventar esta segunda temporada, más allá de cosas que son de dominio público como los personajes de la Marvel que hacen acto de presencia.

Más violento, más salvaje

Al margen de entrar en la historia que se para a narrarnos esta segunda temporada, hay un primer elemento que destaca por encima de otros y es ese repentino interés por parte de sus creadores de introducir más sangre, más violencia y más gore en esta remesa de capítulos. Si sois especialmente aprensivos, habrá pasajes que os lo harán pasar mal ya que sus creadores parece que se han recreado demasiado en mostrar miembros cortados, cuellos abriéndose con litros de sangre chorreando o torturas en primer plano con las herramientas más letales. Un catálogo de casquería absolutamente gratuito que no sabemos muy bien si será del agrado de los que disfrutaron de una primera temporada que no necesitó de estos fuegos de artificio para convencernos.

Daredevil 2a temporada

Seguramente la explicación hay que buscarla en los cómics y en la naturaleza de Frank Miller, auténtico totem que todo el mundo venera y que tuvo mucha culpa del buen nombre que tiene Daredevil y dos de sus acompañantes más conocidos: Elektra y The Punisher. En el caso de estos dos últimos, la carrera por alcanzar la mayor cantidad de muertes se convierte en una obsesión para la serie, que navega muchas veces en un tour de force por ver quien es el que mejor y más violentamente puede acabar con los enemigos.

Oscuridad y muchos combates

Daredevil, armado ya con su famoso traje (veremos updates), será de nuevo el responsable de combatir el mal en la Cocina del infierno y serán casi constantes los combates a los que vamos a asistir. Es más, precisamente uno de los elementos de los que se han jactado sus responsables es de que han invertido más recursos para hacerlos más espectaculares.

Daredevil 2a temporada

Hay fases en los que veremos peleas al estilo Matrix donde los actores se mueven con increíbles saltos gracias a arneses, o enfrentamientos mucho más coreografiados y con una mayor cantidad de enemigos. A ello ayuda la presencia de Elektra, auténtico peligro público que irá llevando por un estremecedor camino de perdición a nuestro protagonista.

Un mal disperso, como el argumento

La segunda temporada de Daredevil padece el error (en nuestra opinión) de que se carga el tempo que vimos en la primera para atropellarse en la narración, queriendo meter demasiadas cosas en el mismo espacio de capítulos. Es por eso que cuando empezamos a ver los 13 episodios pensamos que todo va en una determinada dirección, pero (más o menos) a la mitad del camino todo se tuerce, cambian incluso los protagonistas y la historia se marcha en busca de otros misterios.

Es por esa razón que da la impresión de que la historia está mal contada, que podrían haberse aprovechado mejor todos los elementos que forman parte del cuadro para darle una coherencia general. Es como si los guionistas no hubieran sido capaces de fabricar una transición entre las dos grandes historias que quieren contar y simplemente las hubieran trabajado por separado, sin mirarse en ningún momento.

Daredevil 2a temporada

Es más, la presencia de Daredevil, Elektra, The Punisher, Stick, Kingpin (aparece) o Nobu ofrece a la serie un relato inconcluso que esperemos ofrezca más datos en la tercera temporada, ya que en esta no solo se deja el final abierto (cosa lógica) sino que de camino hasta la resolución faltan muchos datos que, o no han querido, o no han sabido explicar a la audiencia.

Y es que esta segunda mitad de la nueva temporada da la sensación de haber sido escrita a la carrera, con soluciones rápidas para obstáculos que se presentaban y que al ritmo que los querían resolver no daba tiempo a explicarlas convincentemente.

Dilemas morales, pero menos

Si lees entrevistas a los creadores de la serie te dicen que en esta temporada se agudiza el dilema moral de Matt Murdock de no matar a nadie por culpa de esa acompañante que en los comics de Frank Miller era su novia/compañera/pareja. Elektra no solo no tiene reparos en matar a los malos, sino que disfruta haciéndolo y esa será, supuestamente, una de las grandes líneas morales que la serie ha querido recorrer.

Daredevil 2a temporada

Todo eso hubiera estado muy bien de haber contado la serie con 20 capítulos en vez de 13 y los guionistas hubieran trabajado mejor los guiones. Por desgracia, ese lenguaje narrativo (con flashbacks y todo) es tan rápido que hay veces que parece que estamos viendo un anuncio de televisión, porque dentro del mismo episodio entra y sale un personaje de la historia sin apenas explicaciones y, lo peor de todo, cuando vuelve tampoco nos dice por qué lo ha hecho: me voy, vuelvo, me matan, no he muerto, te mataré, ahora no, espera que te curo…

Ya sabemos que Daredevil viene de un cómic y que el lenguaje visual es muy distinto al de una serie de televisión, pero tras ver la primera temporada parecía que lo habían entendido. En esta segunda da la sensación de  haber querido abarcar más de lo que eran conscientes que cabía en 13 episodios y, por culpa de esas ganas de llenarlo todo, al final no han obtenido un producto tan bueno como esperábamos.

En la segunda temporada de Daredevil hay grandes personajes, no tan bien perfilados como los del año pasado pero se mantienen a flote, historias con un gran potencial y acontecimientos suficientes para haber hecho un mejor trabajo. Pero es precisamente por esa intención de crear un torbellino constante donde se olvidaron de repetir las virtudes que todos vimos en la primera temporada.

Si vais a ver la segunda temporada de Daredevil seguro que os hará pasar un buen rato, os entretendrá… pero al acabar de ver los 13 episodios no podréis decir aquello de “es perfecta”. La forma de contarlo todo ha perdido al demonio de la Cocina del infierno y lo ha hecho un héroe terrenal.

También te puede interesar…


Continúa leyendo

Comentarios

Sin comentarios