Estos son los fallos del final de El Príncipe (contados por la policía y los GEO)

Escrito por Jose Luis
Canales
0

El pasado miércoles por la noche El Príncipe llegaba al final de su segunda temporada con un capítulo que ha levantado ampollas en la audiencia, a la que no gustó que pasara lo que pasó. Seguramente esperaban un final feliz pero habiendo de por medio terrorismo es siempre complicado que las cosas terminen bien. Incluso para la propia policía, que no bendice lo ocurrido durante la emisión de ese capítulo.

¿Ficción o realidad?

Todos sabemos que las cosas que ocurren en la pequeña pantalla no son exactamente como se producirían en la realidad ya que hay que dramatizar e respetar los tiempos propios de la narrativa televisiva, pero lo ocurrido con el capítulo final de El Príncipe parece que ha enfadado a policías y expertos en operaciones especiales.

Según informa El Confidencial Digital, “un gran número de policías también vieron la emisión y, en algunas tramas, no se sintieron identificados. Es más: consideran que el trabajo de los guionistas fue bastante deficiente“.

El Príncipe final

Concretamente (ojo SPOILER) se refieren al despliegue policial en el chalé del líder de los terroristas como de “insuficiente” con solo dos coches patrulla y otros dos con otros tantos inspectores. Según las fuentes policiales, han apuntado que “Dos coches patrulla los enviamos para una pelea en una discoteca, no para detener a un terrorista. Es ridículo”. Pero hay más, “nadie debía haber entrado en el chalé hasta la llegada de los GEO” y, por último, “se tenía que haber instalado un perímetro de seguridad y desalojado al resto de vecinos de las inmediaciones. Es el protocolo que se siguió, por ejemplo, en el piso de Leganés, en Madrid, tras los atentados del 11-M”.

Objetivos equivocados

Pero hay más. El momento en el que se activa la célula yihadista (Ashour llama a cuatro chavales para que le acompañen) para atacar la comisaría sí fue absolutamente real, pero a partir de ahí todo se va al traste. Tanto que fuentes policiales consideran que “una comisaría no es un objetivo para el terrorismo islamista en Europa. En Siria sí, porque son unidades militares y están en guerra, pero aquí no”. Además, al estar en alerta terrorista de nivel 4 en todo el país, los accesos al recinto deberían haber estado “vigilados” y “los cuatro yihadistas hubieran sido abatidos ante el primer disparo realizado”.

¿Mas? Pues sí. Otro elemento que echaron en falta los expertos de la policía es que los terroristas deberían haber llevado chalecos explosivos para inmolarse ya que “siempre que acuden a una toma de rehenes actúan así porque no contemplan la huida”.

Operativos insuficientes

Leyendo mensajes en redes sociales a lo largo de todo el día de ayer, quedó claro que a muchos espectadores no les convenció que, cuando el terrorista huye dando de lado el operativo policial instalado en la puerta de su casa, solo regresan dos policías cuando se dan cuenta de que les han engañado. Aquí, los expertos coinciden con la audiencia al considerar insuficiente ese operativo para capturar, ni más ni menos, que al cabecilla de la célula yihadista.

Para estos policías “debe regresar el mayor número de agentes posible para cortar cualquier vía de escape al terrorista” y consideran que la manera de operar de la policía en la serie en ese momento no es “operativa”. Es más, la llegada de forma escalonada tampoco convence ya que “como mínimo, siempre se envía una avanzadilla de dos”.

A tanto llega la equivocación de los guionistas (según los expertos) en esta parte final del episodio, que las fuentes consultadas por el diario hablan de manera contundente que de haberse respetado el protocolo oficial de intervención en estos casos, el líder terrorista podría haber sido detenido sin tener que matarle y que Fátima hubiera contado con su final feliz.

Por último la negociación que lleva a cabo el personaje de José Coronado ante los terroristas en la comisaría. Aquí hablan de que esa situación no podría llegar a producirse nunca ya que un cargo intermedio “no puede negociar con los terroristas. Jamás”. Es más, en este sentido parece que todos los miembros policiales saben que llegado el caso de tener que hablar con estos terroristas “siempre se hace después de recibir órdenes del Gobierno”.

¿Estáis de acuerdo con lo dicho por los expertos policiales o creéis que al tratarse de una serie de televisión esas licencias son absolutamente razonables? ¿Pensáis que los guionistas hicieron un trabajo deficiente? Contadnos.

También te puede interesar…