‘El Ministerio del Tiempo’: no es una despedida, sólo es un ‘hasta luego’

Escrito por Nacho Requena
Canales
0

Robert Pirsig decía que “calidad no es ni mente ni materia, sino una tercera entidad independiente de las otras dos; aun cuando la calidad no pueda definirse, usted sabe bien qué es”. Con ‘El Ministerio del Tiempo‘ ocurre esta definición perfecta de calidad: no se puede ilustrar la serie con pocos vocablos, pero cuando uno ve alguno de sus capítulos sabe que está ante un producto excesivamente cuidado.

El mecanismo se repite desde hace más de un año:

– Tienes que ver ‘El Ministerio del Tiempo’.
– Me han dicho que está muy bien, tengo que hacerlo.
– Hazlo, que no te arrepentirás.

Y no lo haces. Entras en esa telaraña en la que hemos caído todos, unos durante la primera temporada -como fue mi caso durante el ecuador de la misma-, y otros en esta segunda a medida que avanzaban los capítulos. Te atrapa con fuerza entre sus brazos. Sin posibilidad de escapatoria. ¿Por qué?, ¿a qué se debe?

Respuestas hay múltiples, pero existe una donde se alcanza un consenso: es un formato atípico para la televisión nacional. Acostumbrados a comunidades de vecino y tascas de bar/gimnasio a todas horas, que en pleno prime time coloquen una ficción de viajes por el tiempo es, cuanto menos, llamativo.

‘El Ministerio del Tiempo’ ha roto el concepto de televisión a la española, pero no los medidores de audiencia tradicionales. Y ahí radica todo el problema.

El Ministerio del Tiempo pierde fuelle ante 'Casados a primera vista' (29/02/2016)

Con paciencia

En cualquier otro país, véase el caso de Estados Unidos, la productora de la serie ya tendría asegurada no sólo una tercera temporada, sino también la preproducción de una cuarta. Pero en España estamos acostumbrados a que el éxito de una ficción lo determine un tanto por ciento y un número de espectadores realizados con una muestra ínfima de aparatos, un concepto arcaico y desfasado en pleno 2016.

‘El Ministerio del Tiempo’ es un fenómeno que no se ciñe a estándares añejos, sino que se debe estudiar desde otra perspectiva más cuantificable: es Trending Topic mundial en Twitter cada lunes; los capítulos de la segunda temporada acumulan más de tres millones de reproducciones en su totalidad (en Internet); el perfil de la serie, en tan sólo año y pocos meses, ha logrado 72.000 seguidores (264.000 tiene ‘La que se avecina’, serie líder en España y que lleva casi una década entre nosotros); y un largo etcétera.

Uno ve estas cifras y piensa cómo es posible que RTVE no haya oficializado todavía una tercera temporada. Ante esta tesitura, los fans incluso han creado una plataforma para que Netflix se haga con los derechos de la misma, ya que está apostando fuerte por el mercado español.

Desde ADSLZoneTV hemos podido saber que sigue todo en el aire, es decir, que la pelota está ahora mismo sobre el tejado de RTVE.

Esperamos, y con mucho ahínco, que lo de ayer lunes no fuera una despedida, sino un simple ‘hasta luego’.

Como dijero en el perfil oficial haciendo un guiño a ‘Juego de Tronos’: ‘Hold the door‘.

También te puede interesar…