Así fue la divertida entrevista que se hizo Bertín Osborne a sí mismo en Mi casa es la tuya

Escrito por Jose Luis
Canales
0

Bertín Osborne quiso cerrar su primera temporada (en TVE primero, y Telecinco después) con un experimento que, si atendemos a los datos de audiencia, parece que no gustó demasiado a los habituales de Mi casa es la tuya. Y es que llamó a su imitador de cabecera, Javier Quero, y se obligó a preguntarse para que todos conociéramos algo más de la persona que hay detrás del personaje.

Un curriculum de catástrofe

Según pudo preguntarse a sí mismo, Bertín Osborne reconoció que “Mi currículum laboral y empresarial antes de empezar a cantar es una catástrofe” y fue por esa razón, por la que “no le quedó más remedio” que dedicarse a la canción.
En ese bloque, respondió a la pregunta de ¿cuál es el sitio más raro en el que has cantado?, a lo que replicó que “Sitios raros alguno pero he cantado en muchos sitios curiosos, en Sudamérica especialmente […] Me contrataron para cantar en una finca de Colombia y a la tercera canción me doy cuenta que en la primera fila está uno de los narcotraficantes más famosos de la historia. A mi mánager le quería matar”.

Bertín Osborne Mi casa es la tuya

Una de las claves del programa llegó cuando Fabiola, su mujer, y Alejandra, su hija, hicieron como que no conocían al verdadero Bertín Osborne. Precisamente, en el momento de llegar esta última, el cantante no se cortó un pelo y espetó “¡Qué buena está, tú!”, a lo que contestó en tono de broma y con cierto desprecio preguntando al imitador “Es cómo dicen que es, ¿no?”.

Bertín, mujer e hija

Fabiola contó que “Ya he visto que has invitado a Bertín, ¡qué emoción! Yo he crecido viendo un póster suyo”, a lo que el verdadero Bertín afirmó que “Yo estoy arrejuntado con mi mujer… También te digo que lo mío es pasajero, porque yo con las mujeres no he sido muy constante. Así que yo la que tengo la tengo para echar el rato”. En ese momento, que se pudo ver en la promo, la venezolana contestó “¡Menos mal que mi marido eres tú!”, dirigiéndose a Javier Quero.

Para el final, Bertín Osborne quiso aprovechar la ocasión y marcarse un discurso que en redes le sirvió para llevarse unos cuantos palos: “Yo no soy la persona que quería ser. Me hubiese gustado ser deportista. Lo que pasa que yo disfruto haciendo todo lo que hago. No soy feliz. No puedo ser feliz si veo que hay gente que no tiene dinero, trabajo… Vivimos en un mundo injusto, donde los políticos en vez de arreglarlo lo ponen peor todavía”.

También te puede interesar…