Irán destruye 100.000 parabólicas para preservar “la moral y la cultura”

Escrito por Nacho Requena
Canales
1

Irán ha comunicado esta mañana la destrucción de más de 100.000 antenas parabólicas para recibir señales de televisión por satélite, así como otros materiales de índole audiovisual y televisiva. ¿El motivo? La “policía religiosa” (los Basiyi) buscan preservar “la moral y la cultura del país” a través de este acto, que no se ha visto con buenos ojos por la comunidad internacional.

De acuerdo a Mohammad Reza, líder de esta sección gubernamental, todas las antenas “fueron entregadas voluntariamente por los ciudadanos iraníes”, en una campaña que ha contado con la colaboración de “más de un millón de personas”. “Las televisiones promueven en general la corrupción, corrompen nuestra cultura y a la sociedad de Irán, y además es una de las principales causas en el aumento del número de divorcios, el aumento del consumo de drogas y de la inseguridad en las calles”, indicaron.

En la actualidad, Irán posee una de las leyes más restrictivas en materia televisiva, ya que prohíbe la recepción de señal por satélite. Las multas ascienden hasta los 2.800 dólares en caso de pertenencia de estos aparatos, aunque según datos del Estado, el 70 por ciento de los iraníes la incumple.

Irán destruye 100.000 parabólicas para preservar "la moral y la cultura"

En el punto de mira

Irán es uno de los países más vigilados por la Comunidad Internacional, a pesar de los lazos comerciales que muchos estados mantienen con este (España, por ejemplo). Amnistía Internacional definió así a Irán en el último anuario: “Las autoridades continuaban restringiendo severamente la libertad de expresión, asociación y reunión. Bloquearon Facebook, Twitter y otros sitios web de redes sociales; cerraron o suspendieron medios informativos, entre ellos la revista mensual femenina Zanan; interfirieron las emisiones de canales de televisión por satélite extranjeros; detuvieron y encarcelaron a periodistas y a personas que habían expresado críticas en Internet y otros medios, y reprimieron protestas pacíficas”.

En agosto, el Ministerio de Tecnologías de la Comunicación y la Información anunció el inicio de la segunda fase de “filtrado inteligente” de sitios web considerados socialmente perjudiciales, con el apoyo de una empresa extranjera. Las autoridades persistían en sus esfuerzos por crear un “Internet nacional”, que pudiera usarse para dificultar aún más el acceso a información a través de Internet, y detenían y enjuiciaban a quienes utilizaban las redes sociales para expresar disidencia.1 En junio, un portavoz de la magistratura afirmó que las autoridades habían detenido a cinco personas por actividades “antirrevolucionarias” en las redes sociales y a otras cinco por “actos contra la decencia en el ciberespacio”.

También te puede interesar…


Continúa leyendo

Comentarios

1 comentario
  1. Gustavo. 27 Jul, 16 1:56

    Esta colgado.Habria que ver al tirano irani por un agujerito.A ver que tal anda de moral.

    0