First Dates asiste a la primera cita con tintes machistas… por expreso deseo de la mujer (vídeo)

Escrito por Jose Luis
Canales
0

First Dates sigue cosechando grandes datos de audiencia en un verano que le está sirviendo de trampolín para superar, todos los días, el 10 por ciento de cuota de pantalla. Y en el programa que tuvo lugar el pasado lunes, asistimos a la primera cita en la que se pudo comprobar cómo el machismo pervive todavía en nuestra sociedad. Eso sí, os sorprenderá ver el lado de la mesa que se caracterizó por esa defensa a ultranza del hombre como “el único que puede y debe tomar las decisiones”.

¿Mantener yo a un hombre?

La cita con María Stella circulaba con cierta cautela ya que el hombre comprendió que su acompañante era muy directa. Al ser de Menorca, Juan la preguntó que si estaría dispuesta a mantener a un hombre que se fuera a vivir con ella a la isla. Al fin y al cabo, en los primeros instantes de la relación y hasta encontrar trabajo, tendría que vivir de lo que ella ganara.

La reacción fue inmediata y contundente: “¿Que yo le tenga que mantener a un hombre?… eso no lo concibo. En mi cabeza no entra, ¿eh? Yo soy machista a tope“. Pero no contenta con lo dicho, profundizó en su concepto de lo que no hará nunca por su pareja: “¿Un tío que no trabaje, que no tenga medios económicos? Absolutamente ni hablar, ¿que yo lo mantenga… ¡ni hablar!”.

First Dates en Cuatro

Radiografía del hombre

Quedó claro que para María Stella el hombre ideal debe ser “caballero, que sea él el que me mantenga y el que mande en la casa”. Eso sí, cuando vaya a hacer algo “que me consulte, sí” pero que sea él el que tome la última decisión. Como cabría esperar, Juan se marchó al servicio y Carlos Sobera aprovechó para acercarse a la mesa. Por si había dudas, María Stella apuntilló su manera de ver la vida al presentador: “En mi casa el hombre es el hombre. Yo soy muy machista en ese sentido […] Yo soy independiente y aporto mi dinero […] El hombre es el que manda, el hombre es el que decide y el hombre es el que lleva todo”.

Ahí no quedó la cosa: “Me gusta que me abra la puerta del coche, me gusta que sea el que pague“. Carlos Sobera, entre gestos de extrañeza solo pudo apuntillar que “Sí, sí, eres clásica”. Arriba podéis ver el vídeo haciendo clic en la imagen.

También te puede interesar…