Mi casa es la tuya: Antonio Banderas explica el vínculo que (casi ) le unió al fatídico 11-S de 2001

Escrito por Jose Luis
Canales
0

Anoche tenía lugar una de las entrevistas más esperadas por los espectadores de Mi casa es la tuya de Bertín Osborne: Antonio Banderas, el actor más internacional que tenemos y que lleva ya varias décadas afincado en Hollywood, aunque sin olvidarse su tierra natal, esa Málaga que ha puesto en el mapa y que es conocida en el mundo entero.

Comienzos muy duros

Antonio Banderas recibió a Bertín Osborne en su casa de Londres y allí hablaron de lo divino y de lo humano. Sobre todo de lo segundo, con unos inicios que no fueron fáciles porque ser actor en los años que Antonio Banderas empezaba a trabajar no era fácil: “Los primeros meses en Madrid con 19 años fueron muy duros. La gente que me conocía me daba a veces un bocadillo, una comida, porque se dieron cuenta de que estaba pelado […] cuando había decidido marcharme a Málaga, me crucé con una chica que trabajaba en la administración del teatro. En ese momento le pregunté qué tenía que hacer para trabajar en el Teatro Nacional […] Un sábado por la mañana, la amiga de la que di el teléfono me dijo que estaban haciendo pruebas en el teatro, y fui rápidamente, y aunque no me cogieron más tarde hice otra prueba y entonces empecé a trabajar allí”.

Pero el momento crucial en su carrera es cuando conoce a Pedro Almodóvar, el director que le pondrá en el mapa del cine mundial con Átame o, antes, Laberinto de pasiones: “A Almodóvar lo conocí en la terraza del Café Gijón. Unos compañeros y yo íbamos a tomarnos un café y vi a un hombre con un maletín rojo. Empezó a hablar y me pareció muy gracioso. Me dijo ‘tienes una cara romántica, y tienes que hacer cine’ […] al poco tiempo, vino al teatro donde trabajaba y me ofreció la película Laberinto de pasiones“.

Aterrizaje en Hollywood

El malagueño confesó que su llegada a EE.UU. fue mucho más sencilla teniendo en su currículum créditos en las películas de Pedro Almodóvar: “Si hubiera tenido que empezar en Estados Unidos, hubiera sido mucho más difícil. Yo llegué a Los Ángeles con una carta de presentación. Decías que habías trabajado con Almodóvar y se fijaban en ti […] no tenía ni idea de inglés cuando empecé allí. En la primera película que hice tuve que aprender el guión fonéticamente y ya después empecé a aprender inglés”.

Mi casa es la tuya con Antonio Banderas

Para el final dejó lo que, visto con la perspectiva del tiempo, considera un golpe de suerte que en aquel momento no se lo pareció. El mismo día de los atentados del 11-S el actor tenía programado viajar de Nueva York a Los Ángeles en avión: “tenía planeado volar a Estados Unidos el día 10 de septiembre de 2001, y pensaba partir de Nueva York a Los Ángeles al día siguiente, cuando ocurrió el 11-S […] por suerte, no encontré ningún billete que hiciera paradas en Nueva York el día 10, así que tuve que ir directo a Los Ángeles, y solo por eso, no me pilló en la ciudad”.

También te puede interesar…