¿Cancelará Cuatro Hazte un selfi? Los cambios en el formato no levantan la audiencia

Escrito por Jose Luis
Canales
0

Es normal que los programas en televisión necesiten de un pequeño periodo de confianza por parte de su cadena antes de decidir si desaparece de la parrilla o no, y Hazte un selfi parece haber superado ya esa fase hace algunas semanas, que fue cuando desde Mediaset pensaron que sería buena idea modificar la escaleta del programa y convertir un talk-show en una especie de Aquí hay tomate.

Datos cada vez peores

El caso es que tras un estreno a principios de septiembre bastante discreto, Hazte un selfi tuvo una segunda oportunidad por parte de Mediaset al preparar un profundo cambio en la estructura del programa para adaptar un espacio concebido para millennials donde explicaban sus gustos y costumbres, a otro radicalmente distinto donde tenía hueco incluso la información del corazón.

Hazte un selfi se movió durante todo su primer mes de vida en una media del 2,5-2,7 por ciento de cuota de pantalla y estaba claro que lo primero que quería Cuatro era mejorar esos datos. El problema es que tras la primera emisión ya transformado, los números no han hecho sino caer estrepitosamente, perdiendo casi dos puntos sobre lo conseguido aquel 17 de octubre.

Hazte un selfi de Cuatro

Ese primer programa con la exclusiva de la Luna de Miel de Kiko Rivera reportó a los de Uri Sabat un esperanzador 3,9 por ciento de cuota de pantalla y 466.000 espectadores. El problema llegó en los siguientes cuatro días de la misma semana cuando esas cifras cayeron considerablemente: el martes 18 se apuntó un 3,3 y 388,000, el miércoles 19 un 2,9 y 338.000, el jueves 20 un 2,6 y 310.000 y por último el viernes, que se quedó en un peligroso 2,1 y 257.000. Casi dos puntos menos que la emisión de principios de la semana.

Con este panorama solo resta preguntarse cuándo Mediaset decidirá terminar su apuesta por este nuevo programa que llegó para ser la referencia de la generación millennial y que ahora se debate en parecer algo para lo que no fue diseñado. Ejemplos hay en el pasado de decisiones fulminantes con programas que no arrancaban, como aquel que precedió a First Dates en el access prime time llamado Toma partido.

También te puede interesar…