Pesadilla en la cocina viaja hoy hasta un bar de carretera con un dueño muy conflictivo

Escrito por Jose Luis
Canales
0

La verdad es que Pesadilla en la cocina esta teniendo esta temporada más movimiento del esperado, sobre todo por la complicación que supone tratar con dueños y cocineros que se resisten a ser aleccionados por Alberto Chicote. En el caso de hoy, el chef viajará hasta un bar de carretera para enfrentarse a su interminable carta de platos de todo tipo.

Un jefe muy complicado

El caso es que hoy Pesadilla en la cocina viaja hasta la Comunidad de Madrid, concretamente a uno de sus pueblos, Villarejo de Salvanés, donde Alberto Chicote tendrá que hacer remontar el vuelo a un restaurante de carretera, de esos en los que se puede comer rápidamente y que tienen en su carta casi cualquier plato que podamos imaginar.

El reto en esta ocasión estará no solo en poner orden en esa riada de platos distintos sino en el jefe, un profesional de la hostelería que no tiene un buen carácter y que en el momento de la visita del chef se encuentra abatido por las constantes peleas con su hija, que es a su vez la cocinera del Asador Juan de Austria, un establecimiento que, en palabras de Chicote “tiene una carta disparatadamente larga y con raciones desproporcionadas”.

Pesadilla en la cocina

Aunque la calidad y tamaño de la comida puedan ser un problema en el Juan de Austria, parece que el mayor trabajo lo tendrá Alberto Chicote con el jefe, un señor al que su abatimiento le lleva a dar “insoportables gritos, reproches” y provocar en la cocina “una tensión cada vez más creciente”. Por suerte, ha sido una de sus hijas la que ha dado la voz de alarma al programa de La Sexta para intentar levantar el negocio.

El Juan de Austria es un restaurante con una oferta basada en menús y bocadillos donde a pesar de haber trabajado toda la vida en la hostelería, “su dueño Enrique ha perdido las riendas de este negocio que abrió hace cuatro años y que ha pasado del éxito a ser un constante cúmulo de problemas y despropósitos” donde no funciona nada: ni la cocina, ni el servicio que llevan a cabo unos trabajadores completamente desmotivados.

También te puede interesar…