Tomás Roncero la lía parda en El Chiringuito de Jugones ante una noticia de Eduardo Inda (vídeo)

Escrito por Jose Luis
Canales
0

No os desvelamos nada si os decimos que de vez en cuando algún colaborador de El Chiringuito de Jugones en Mega se sale del guión y monta un espectáculo a gritos. Y si tenemos que elegir a uno de los forofos más destacados del espacio de Mega ese es, sin duda, Tomás Roncero, periodista del diario As que siente un madridismo que le lleva a volverse loco… como ocurrió la pasada madrugada.

Eduardo Inda, el detonante

Así las cosas, anoche Eduardo Inda regresaba a El Chiringuito de Jugones como todos los lunes para dar noticias sobre el Real Madrid, el FC Barcelona, Neymar, Messi, la cúpula de Florentino Pérez y, como en el programa de la pasada madrugada, quiso dejar caer que Isco se quería marchar alentado por su entorno. Esto es, su padre, que no ve con buenos ojos que su vástago sea más suplente que titular.

Así que fue escuchar eso Tomás Roncero y se lió la manta a la cabeza: “Ya está bien de tonterías y [de decir] ‘mi papá me dice’. Me cabrea, porque lo que tiene que hacer es alegrarse como el resto. Estar orgulloso de este equipo que tiene un par de huevos […] ¡Mátate por el Madrid, coj***, que no vas a tener otra oportunidad como esta! […] ¡Ya está bien! ¡Del Madrid no se va ni Dios!”. Aquí tenéis ese momento explosión:

Ni qué decir tiene que Tomás Roncero ya ha protagonizado algunos momentos delirantes en El Chiringuito de Jugones con un Josep Pedrerol que no puede aguantarse la risa en la mayoría de las ocasiones. Célebres fueron los zascas que repartió cuando Rafa Benítez, el entrenador que el Real Madrid despidió el pasado año, hizo unas declaraciones que sonaron a revancha. O el momento (más tranquilo) que se vivió en el programa cuando el madrileño le cantó el himno del Real Madrid a Carme Barceló a pocos centímetros de su cara.

Historias que no hacen sino reforzar un programa que, queramos o no, triunfa en televisión gracias al histrionismo, la polémica y, también, las arengas de un Tomás Roncero que no esconde sus colores.

También te puede interesar…